Sabat Revista

[Read it in English]

Sabat es oscuridad llena de luz. Es la voz de muchas mujeres que, bajo la impresionante envoltura de esta revista, claman su papel en el mundo como brujas. Es una exploración constante de este camino poco transitado por la sociedad. Es feminismo, crecimiento, comunidad y, por supuesto, un canto a la estética tan particular que destilan las amantes de la wicca en todas sus manifestaciones.

En Rayitas azules ya te hablamos de esta revista el pasado Halloween, pero hemos querido ahondar en ciertos aspectos de Sabat, que cuenta con tres números a cada cual más elaborado, a través de las propias palabras de su creadora, Elisabeth Krohn. La oportunidad de hablar con ella nos ha dado mucha perspectiva sobre la gestación, desarrollo y nacimiento de este proyecto.

Elisabeth Krohn, alma del proyecto

¿Por qué una revista sobre brujas?

La brujería tiene una gran historia visual. Actualmente, una nueva generación de fotógrafas, artistas y escritoras están explorando este legado desde un punto de vista fresco y contemporáneo, además de comunicar su trabajo vía online. Trabajando con el concepto de lo antiguo y lo actual, tratamos de crear una especie de microcosmos alrededor de una comunidad colaborativa, además de una publicación que es una fuerte experiencia sensorial.

Sabat no escatima en la inclusión de juegos fotográficos a través de sugerentes fotografías

En Rayitas azules estamos muy interesados en las revistas desde el punto de vista del diseño, y Sabat es un gran ejemplo de ello. ¿Cómo decidiste la impronta general de Sabat? ¿Fue algo muy meditado o surgió más natural?

Ha sido un proceso muy natural. En 2015 realicé un zine (llamado Sabat) sobre brujas adolescentes -“pop vs real”- cuando estaba haciendo mi primer proyecto para mis estudios universitarios de Periodismo. Desarrollando el proyecto, mientras seguía con el curso, descubrí en Behance el trabajo de Cleber de Campos, diseñador de Sabat, y entonces pensé que encajaría genial: me encantó su portfolio y, cuando le escribí contándole sobre mi proyecto de brujería, pilló el concepto de inmediato. Recopilamos inspiración, probamos ideas y diseñamos el número Maiden como mi proyecto final. El diseño ha ido evolucionando a lo largo de los tres números, pero queríamos conservar el concepto global. Siempre existe esa sensación de “tendría que haber hecho esto o lo otro” después de acabar un número. Tratamos de incluir estas ideas en cada número siguiente. El feedback de amigos/as diseñadores/as y lectores/as también nos llevó a poner atención a detalles que habíamos olvidado o que podrían funcionar de otra manera.

La revista cuenta con soluciones gráficas sorprendentes que logran una gran complicidad con el lector

¿Cómo planeáis el diseño de un artículo en concreto (shooting, ilustración, etc.)? ¿Es algo muy cerrado desde el principio u os dejáis llevar?

Para el primer número, sabía que encontrar colaboradores y convencerlos iba a ser un reto. Cleber y yo estábamos haciendo la revista por primera vez, y era obvio que no se trataba del concepto de revista de estilo al uso y, en cierta manera, la estábamos haciendo según avanzábamos. Recolectar contenido ha ido volviéndose más fácil con cada número (como el público y el interés ha ido creciendo, no teníamos que persistir de la misma manera y obtuvimos muchas colaboraciones buenas). Esto, además, nos mantiene creativos. La mayoría de las veces, una pieza de ocho páginas está basada en una colaboración o en contenido relacionado que nos inspira.

¿Ha sido muy distinto diseñar Sabat respecto a otros proyectos editoriales?

Cuando diseñas una revista independiente, no hay excusas para hacer un mal proyecto. No teníamos ninguna presión de las editoriales o agencias de publicidad que hacen de la revistas algo más comercial o que encaje en esa estética. Si hubiésemos hecho algo poco atractivo, habría sido completamente nuestra culpa. Dicho esto, tuvimos la suerte de encontrar una vía colaborativa de trabajo en la que el feedback ha sido siempre una forma de mejorar nuestro producto. Con Sabat, sentíamos que nuestra meta final era la evolución de nuestros conceptos iniciales. Como si fuese un ritual, abrazamos el proyecto y conseguimos algo que ni nosotros mismos esperábamos. Somos un producto para un nicho, en el que nosotras y nuestras colaboradoras también formamos parte de ello, lo que ayuda mucho a la hora de decidir el proceso de creación.

La inclusión de encartes favorecen la interacción y el juego con el lector, así como el factor sorpresa

No teníamos ninguna presión de las editoriales o agencias de publicidad que hacen de la revistas algo más comercial o que encaje en esa estética.

¿Cuáles son los artículos de los que estás más orgullosa desde el punto de vista del diseño?

Me encanta el poster desplegable del número Mother, ilustrado por María Torres, y la sección #letitgo de Crone, nuestro número más reciente.

El artículo #letitgo de Crone, entre los favoritos de Elisabeth

Bajo tu punto de vista, ¿qué necesidades o motivaciones crees que puede llevar a una mujer a abrazar esta forma de vida? ¿Qué consideras que puede otorgar la wicca a la vida de las brujas en el contexto actual?

Para las chicas que están creciendo a día de hoy, este mundo heteropatriarcal de insaciable consumismo tiene un cierto aire de incertidumbre, tragedia, incluso distopía. Parece que tenemos todo un océano de opciones, pero al mismo tiempo, ¿estamos cambiando algo? ¿Realmente podemos hacer y estar donde queramos? ¿Tenemos poder? Haciendo eco de los sentimientos de muchas mujeres, la brujería moderna sabe de las estructuras que mantienen a la mujer en su lugar. Esta mujer anhela un mundo menos patriarcal y cínico, y usa nuevas herramientas para burlar al sistema. Pero también nos ofrece otro camino, uno que es místico y está orientado a la naturaleza, en la que nos adentramos en nuestro propio poder femenino como mujeres y brujas. Por antigua que sea, la brujería, resuena con muchos valores en la sociedad actual: individualismo, igualdad de género, empoderamiento personal y ecologismo, y se convierte en un pasadizo sorprendentemente progresivo hacia la iluminación espiritual.

“Parece que tenemos todo un océano de opciones, pero al mismo tiempo, ¿estamos cambiando algo? ¿Realmente podemos hacer y estar donde queramos? ¿Tenemos poder?”

Dado que la práctica de la brujería parece llevarse a cabo en un ambiente más en solitario y a escondidas, según la creencia general, ¿hasta qué punto crees que Sabat puede ayudar a romper tabúes en la sociedad y, a su vez, formar comunidad entre las brujas? Asimismo, las redes sociales como Instagram han provocado que muchas brujas muestren al mundo parte de su día a día y de su forma de ver la vida. ¿Crees que esta exposición al mundo les ha beneficiado? ¿Esto ha ayudado a que algunas mujeres se sientan más seguras de saber que forman parte de un todo?

Creo que internet y las redes sociales son una gran herramienta para difundir muchos aspectos (quizá no todos) sobre la brujería. En su dimensión online ofrece inspiración e información al instante, así como un sentimiento de comunidad. Existe un mundo muy vibrante y variado para la bruja que está naciendo, de ahí a que se haya convertido en mucho más fácil entrar en ello en la última década.

Hablando de redes sociales, ¿qué perfiles recomendarías a los usuarios para comprender mejor el feminismo y su estrecha relación con ese “lado oscuro” de toda mujer?

The Hoodwitch @thehoodwitch de Bri Luna, bruja estadounidense, es un buen punto de partida para aprender lo básico sobre astrología, tarot y cristales. Me gustaría recomendar a una de nuestras colaboradoras, @nyxturna, por su estética y sus ideas.

¿Crees que la creencia de la Triple Diosa como «doncella», «madre» y «anciana» que, por cierto, da nombre a los tres actuales números de Sabat, es un reflejo del empoderamiento de la mujer en todas y cada una de las fases de su vida?

Quise explorar la feminidad a través de estas tres perspectivas haciendo eco a la Triple Diosa, deidad neopagana, y a las fases de la luna, ya que pensé que sería una manera interesante de abordar las perspectivas cambiantes y los nuevos desafíos que enfrentamos en las diversas etapas de la existencia femenina. Aunque también podría ser una analogía para todos los microciclos vida-muerte-renacimiento de nuestra vida cotidiana.

Los mensajes ocultos, otra constante del magnífico diseño de Sabat, esta vez en los bordes de la publicación

Vuestra visión sobre la brujería tiene un mayor peso sobre la luz y el aspecto positivo de la misma. ¿De alguna forma esto ayuda a abrazar la liberación y el poder que hay en cada mujer, pese a no sentirse una bruja en cualquier de sus manifestaciones?

Sí, la brujería es un poderoso símbolo de resistencia, individualismo y libertad para todas las mujeres, no sólo las que se identifican ellas mismas como brujas.

A aquellas y aquellos que nos hemos convertido en amantes del universo Sabat, nos gustaría pensar que este camino no acaba aquí, y que podremos alimentarnos todavía más de lo que hemos aprendido en estos tres números. ¿Cuál es vuestro siguiente proyecto ahora que el ciclo de estos tres ha terminado?

Estamos trabajando en una reencarnación de Sabat que explorará temas similares, aunque en un formato ligeramente distinto. ¡Pronto habra más noticias!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies