Los números, esos pequeños seres que forman parte esencial de nuestra vida cotidiana, son, además, uno de los primeros aprendizajes de los niños pequeños. Los números son una herramienta sin la cual nuestra vida sería un caos. Imagínate el mundo sin números, sin, por ejemplo, los precios de los productos en las tiendas o el vacío teclado de un teléfono. Su presencia es constante; e invisible.

Como la letras, su potencial estético es enorme, igual que su belleza cuando están bien diseñados.

Igual que con las letras, el diseño de números es de vital importancia desde el punto de vista de la transmisión de mensajes y debemos tener en cuenta, por lo tanto, que tienen que responder a unas necesidades concretas si no queremos transmitir un mensaje erróneo. Los números de una pieza gráfica (un cartel, por ejemplo) deben resaltar y llamar la atención, al igual que aquellos que forman parte de una señalética deben informar de manera inmediata y nítida, o como los que componen la navegación interna de una publicación editorial deben ayudar al lector a moverse con fluidez a través de la misma. En resumen, el diseño de numerales tiene la misma importancia que el diseño de letras.

Diseño de portada. Alex Trochut para Creative Review.

Señalética. UPC. Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas.

Diseño Editorial. Burilada. Exhibition Catalogue de Non-verbal Club

Valoraciones previas a meterse en faena

Cuando afrontamos un proyecto debemos valorar, en primer lugar, cuáles van a ser nuestras necesidades según la naturaleza del trabajo a realizar, mucho antes de elegir la tipografía y por ende los números. Debemos de hacernos una serie de preguntas dependiendo del material que tengamos entre manos, porque, como ya hemos comentado en otras ocasiones (y seguiremos haciéndolo), no es lo mismo diseñar un libro de matemáticas que, por ejemplo, una revista de tendencias o la memoria económica anual de una empresa. La versatilidad y capacidad de adaptación que necesitaremos de los números dependerá del contenido y del mensaje.

Para ello es imprescindible conocer los numerales tipográficos:

Números de caja alta o alineados: son aquellos cuya construcción es similar a la de las letras mayúsculas. Crecen desde la línea base hasta la línea de altura de las mayúsculas.

Números de caja baja (también llamados antiguos, oldstyle, elzevirianos, minúsculos, de texto…): son aquellos que poseen una altura variable.

Números proporcionales: son aquellas que tienen un ancho variable.

Números tabulares: son aquellos que ocupan el mismo espacio. Tiene el mismo ancho. Son monoespaciados.

Números versalitos: son aquellos que tienen el mismo tamaño y alineación que las letras versalitas.

Consejos a la hora de elegir numerales

1. Los números de caja alta o alineados funcionan muy bien cuando queremos resaltar o enfatizar cifras, ya sea en texto, en identidades corporativas, titulares, etc. Si estamos trabajando con tablas de contenido numérico es imprescindible que además sean tabulares porque facilitan la alineación de las cifras. Si vamos a tener tablas con una gran carga de cifras, debemos contemplar la opción de usar una variante condensada para aligerar visualmente estas tablas.

2. Usar las diferentes variables de peso y anchura de la tipografía nos pueden ayudar a jerarquizar la información y crear una composición atractiva en el caso en que estemos utilizando muchas cifras a la vez, como en el caso de una infografía.

3. Hay que tener en cuenta los signos de puntuación, matemáticos y monetarios que suelen acompañar a los numerales y que van a influir de igual manera en nuestro diseño. A veces, un proyecto requiere del uso de ciertos signos o símbolos que no se encuentran en todas las tipografías (por ejemplo el símbolo de la moneda oficial de Mongolia: el tugrik) con lo cual debemos de asegurarnos que nuestra elección contempla todas nuestras necesidades.

4. A la hora de combinar cifras sobre diferentes fondos de color en una composición debemos tener cuidado con el efecto óptico que produce diseñar en negativo, ya que aumenta el grosor de las líneas. Para ello tenemos que prestar atención, ser precisos y jugar con las diferentes variantes de peso de la tipografía, sobre todo si el resultado de nuestro proyecto va a ser impreso. Hay que tener en cuenta los efectos de la expansión de la tinta sobre el papel, el tipo de papel, etc.

5. Los números de caja baja o de estilo antiguo actualmente están experimentando un gran revival. Funcionan muy bien como parte del texto corrido y no rompen el ritmo de lectura al integrarse mejor con las minúsculas que los números proporcionales.

La historia de amor (correspondido) entre Opentype y los números

Antes de que existiera OpenType, los formatos de fuentes sólo tenían sitio para albergar un conjunto limitado de números. Gracias a que OpenType puede llegar a albergar una cantidad indecente de caracteres —algo más de 65.000 diferentes— esto ya no es en absoluto un problema y es posible encontrar en una misma fuente diferentes juegos de numerales según las diferentes funciones que vayan a tener. Y siempre teniendo en cuenta que el diseño de los números debe estar en armonía con el diseño de la fuente en su totalidad.

Según esto, y gracias a OpenType, podemos elegir el juego de numerales que mejor se adapte a las intenciones del texto y gracias a ello ampliar y enriquecer considerablemente la composición y edición de nuestros proyectos.

Para ello, no olvidéis acceder a las características Opentype dentro del programa que estéis utilizando. Recordad que en la versión Indesign CC 2017, se agrega el icono de OpenType en la parte inferior derecha de cualquier marco de texto, ya tengas seleccionado parte del texto o el propio marco en sí, lo que permite ver y aplicar las características de OpenType in situ.

Recomendaciones de la casa

Para terminar, os dejamos con algunas tipos (algunas de ellas exclusivamente de numerales) que nos han conquistado el corazoncito tipográfico y que reunen todas las características necesarias para realizar cualquier tipo de proyecto donde las cifras sean las reinas de la casa.

Price Didone de Schizotype

Tipografía numérica con una gran variedad de símbolos monetarios y un montón de sutilezas tipográficas en forma de signos y símbolos. Elegantemente sexy.

Numbers de Hoefler&Co.

Antiguamente se diseñaban tipografías numéricas independientemente de las alfabéticas. Esta práctica comenzó a desaparecer a principios del siglo XX, llegando (casi) a su fin en la era digital. Por suerte, Hoefler & Co. recibió la invitación de diseñar en 2006 todo el Pentagram Calendar, el famoso calendario de la muy respetada agencia Pentagram y para ello recuperó esta tradición de diseñar las fuentes de numerales de forma separada. Diseñaron 15 fuentes numéricas distintas basadas en tipografías de números que podemos encontrar en nuestro entorno. Una joya.

FF Din de FontFont

Esta versión de la DIN 1451, diseñada por el holandés Albert-Jan Pool para FontFont entre 1995 y 2009, ofrece un gran soporte tipográfico numérico compuesto por números proporcionales y de caja baja, ambos con sus anchuras tabulares y proporcionales. Cuenta con una gran variedad de signos y símbolos y variables de anchura que nos ayudarán con grandes cargas numéricas. Su uso es un clásico para cualquier proyecto de diseño gráfico o editorial.

Knockout de Hoefler&Co.

Es una de nuestras preferidas por su gran versatilidad al ser una inmensa familia compuesta por nueve variantes de anchura y cuatro de pesos. Sin duda ofrece una gran variedad de “voces” imposibles de lograr con otras tipos.

 

Conclusiones

La tipografía es materia paradójica, de los mil detalles que conforman el diseño tipográfico depende, como dice el poeta, escritor y tipógrafo Robert Bringhurst, su visible invisibilidad (Robert Bringhurst; Los elementos del estilo tipográfico, Fondo de Cultura Económica, México, 2014, pág. 98), algo que se hace aún si cabe más patente en el diseño de números. Es, en definitiva, la misma idea que apunta la legendaria divulgadora tipográfica Beatrice Warde acerca de que la tipografía debería ser como una copa de cristal transparente: invisible. (Beatrice Warde; La copa de cristal. La tipografía debería ser invisible, Campgràfic, Valencia, 2004) Los diseñadores de tipos son gente extraña, se pasan la vida poniendo todo su empeño en diseñar objetos visuales cuya principal función es ser invisibles.

Referencias:

Robert Bringhurst; Los elementos del estilo tipográfico. Ed. Fondo de cultura económica.

Como crear tipografías. Del boceto a la pantalla. Ed. Tipo-e

Unos tipos duros

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies